Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Lecturas relacionadas con transporte activo a través de la membrana





TRANSPORTE ACTIVO A TRAVES DE LA MEMBRANA

COMUNICACIÓN INTRACELULAR

Las células se comunican en la vía de los mensajeros químicos.En tejidos determinados algunos mensajeros se mueven de una célula a otra, y esto se lleva a cavo por formas de comunicación que se encuentran en neural que es por la liberación de los neurotransmisores en el espacio sináptico. La comunicación endocrina que esta producida por los factores del crecimiento que llegan a las células por vía venosa o sanguínea, también se encuentra la comunicación Paracrina los productos celulares se difunden en el LEC, dichas células secretan mensajeros químicos.

Receptores de hormonas y neurotransmisores: están compuestos por los reguladores positivos y negativos.

• Negativos: En el exceso de una hormona o neurotransmisor disminuye el n° de receptores activos.

• Positiva: En la insuficiencia del mensajero químico se presenta un incremento en n° de receptores activos.

Tipos de receptores.

Proteína G: se encarga de inhibir o activar la función del segundo mensajero

Canal iónico: da el cambio en la formación del receptor y altera el potencial de la membrana.

Enzimático intrínseco: asociados en las proteínas que atraviesan la membrana y se unen con el ligando en el exterior de la célula y es catalizadora en el interior.

TRANSPORTE DE MEMBRANA

La membrana es impermeable a moléculas hidrofílicas como los hidratos de Carbono, aminoácidos, proteínas o ácidos nucleicos.

La membrana es permeable a moléculas hidrofóbicas como los lípidos, y a moléculas pequeñas como los gases. También es parcialmente permeable al agua.

La membrana debe permitir la entrada de nutrientes en la célula y la salida de productos de desecho. También debe transmitir a la célula las señales que proceden del exterior de la misma. Por eso en la membrana existen transportadores y receptores, y ambos son proteínas de membrana.

TRANSPORTE ACTIVO.

Se realiza en contra de gradiente de concentración o de potencial electroquímico y precisa aporte externo de energía.

• Transporte activo primario

Utiliza la energía del ATP

Bomba de Na+-K+: Transporta sodio al exterior de la célula y potasio al interior en contra de potencial electroquímico.

Bomba de Ca2+: Transporta calcio al exterior de la célula.

• Transporte activo secundario, transporte acoplado o cotransporte.

Transporta dos o más moléculas, una de las cuales se mueve a favor gradiente o de potencial electroquímico y la otra u otras en contra. La mueve a favor de gradiente o de potencial electroquímico suministra energía para transportar la otra u otras en contra del mismo. Las moléculas se pueden transportar en la misma dirección o en dirección contraria.

CITOESQUELETO Y MOVILIDAD CELULAR

En preparaciones comunes de microscopía en luz visible o electrónica, el Citoesqueleto se presenta transparente y por lo tanto, invisible.

El Citoesqueleto, ver esquema, mantiene la forma de la célula, "ancla" las organelas en su lugar y mueve parte de la célula en los procesos de crecimiento y movilidad.

Algunos tipos de filamentos de proteínas que constituyen el Citoesqueleto: microfilamentos, microtúbulos y filamentos intermedios.

Los microtúbulos están formados por subunidades de una proteína llamada tubulina (ver) y a menudo son utilizados por la célula para mantener su forma, son también el mayor componente de cilios y flagelos.

Los microfilamentos están formados por subunidades de la proteína actina. Tienen aproximadamente un tercio del diámetro del microtúbulo y, a menudo, son usados por la célula tanto para cambiar su estructura como para mantenerla.

Hay un gran número de proteínas asociadas con el Citoesqueleto que controlan su estructura tanto por medio de la orientación y direccionamiento de los grupos de filamentos como del movimiento de los mismos. Un grupo particularmente interesante de las proteínas asociadas al Citoesqueleto son "motores" celulares, como la miosina y la kinesina.

Autor: William Ganong, Libro: Fisiología Medica, Paginas 40 – 45, edición 18.