Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

Lecturas relacionadas de excitabilidad de la membrana

EXCITABILIDAD DE LA MEMBRANA

El origen molecular de la excitabilidad celular

Hace unos miles de millones de años que los sistemas vivos - los capaces de reproducirse y evolucionar - se aislaron de su medio ambiente (se compartimentalizaron) como un modo de mantener su organización. Compartimentalizarse significó formar una individualidad y crear las concentraciones de macromoléculas necesarias para que estas pudieran interactuar, especialmente las que contenían la información genética (ácido desoxirribonucléico, ADN) y las proteínas que median esta interacción. Cuándo ocurrió esto, no lo sabemos a ciencia cierta, sólo podemos decir que sucedió hace varios miles de millones de años.

La compartimentalización se volvio necesaria para separar al sistema viviente (su interior) de su medio (el exterior). Sin embargo, de nada serviría separar al ser vivo de su medio si este no tuviera, de alguna manera, la posibilidad de comunicarse con él. Por lo tanto, la barrera que define los límites del ser vivo, denominada membrana plasmática, tiene que ser lo suficientemente fuerte como para soportar maltratos, suficientemente flexible como para permitir que la célula se divida sin pérdida de sus componentes y suficientemente permeable como para hacer posible que entren las sustancias nutritivas y puedan salir los desechos del metabolismo.

El organismo debe rehuir estímulos nocivos y ser atraído por aquellos que van a beneficiarlo. Una bacteria, por ejemplo, es capaz de detectar una gradiente de sustancias que la atraen o repelen nadando a una velocidad constante y comparando la concentración de la sustancia química en el tiempo. En este caso, lo único que separa a la bacteria de su medio es la membrana plasmática y es en este sentido que ella debe comportarse como un receptor de señales del medio ambiente. La señal, una vez captada, debe ser trasmitida y amplificada de manera tal que el organismo pueda finalmente realizar alguna acción: nadar hacia el alimento en el caso de la bacteria.

Estas tres funciones de la membrana plasmática: la recepción de señales del medio ambiente, su transmisión y amplificación son las que ejemplificaremos en este articulo.

Autor: Prof. Dr. Ramón Latorre de la Cruz